Como todos los años con una puntualidad británica, sus majestades de oriente hicieron su llegada a Sos del rey católico. Los niños y no tanto esperaban en la Plaza del Mesón la llegada del séquito que precedía a ss.mm. y el griterío se adueño de la plaza cuando hicieron acto de presencia acompañados de sus pajes y los regalos que traían preparados para entregar en persona.

Acto seguido la comitiva llegó a pie al Palacio de Niño donde como es habitual se realizó la entrega de regalos a los niños de la villa.